4 oct. 2011

EMZ: Respuesta a “Ocupar Wall Street”

 

El 17 de Septiembre de 2011, una expresión básica de contemplación ha sido lanzada al corazón del centro financiero mundial, en Manhattan bajo de la ciudad de Nueva York, conocida comúnmente como la institución de “Wall Street”. Hasta septiembre 26 han habido 80 arrestos y muchos momentos registrados en los que se evidencia violencia y abuso de parte de las fuerzas de seguridad y policiales. En todo caso, los protestantes se mantienen atentos en lo que puede ser un punto de referencia que resonará en los tiempos por venir.

El Movimiento Zeitgeist desea extender su apoyo público a ésta expresión básica. Mientras el mundo se despierta ante el deficiente sistema financiero, junto con el descontento civil que emerge sin el sesgo de las soberanías y la lealtad a sistemas políticos y religiosos, una nueva y unificadora perspectiva está trascendiendo la estructura que muchos de nosotros falsamente asumimos como empíricos en nuestra forma de vida.

Con el lento desgaste de la fuerza de trabajo global, conforme la automatización continua reemplazando la labor humana por el beneficio de las corporaciones, y al mismo tiempo se reduce el poder adquisitivo y por ende el “crecimiento económico”; con la eterna expansión de la crisis del dinero originada en el sistema fraccionario y prestamista de dinero y la sencilla realidad acerca de la creación del dinero a través de deuda y vendido como un artículo en cambio del interés, interés que solo puede ser pagado a través de mayores préstamos de dinero…. junto al crecimiento de la psicología del consumo infinito que continua en pervertir y distorsionar nuestros valores y lo que significa vivir en armonía con naturaleza en un planeta finito…

Puede ser tiempo que empecemos a ver que los problemas sociales no están en manos de un tipo de política, administración o “avaricia” corporativa. El verdadero problema a la mano es sistemático a través del núcleo fundacional que define nuestro sistema económico y la psicología que ha apoyado y premiado”

La ilusión histórica que continúa hasta hoy es que existe explícitamente alguien o algún grupo "a quien culpar". En lugar de centrarse en las 400 personas quetienen más riqueza que 150 millones de Estados Unidenses o el hecho de que a nivel mundial el 1% de la población mundial posee más riqueza que el 40%, en vez de eso preguntémonos: ¿Cómo tal manifestación es aún posible? y, todavía más importante, ¿por qué deberíamos esperar algo diferente? Piensen en ello.

Después de todo, es el "Libre Mercado" ¿no es así? Contrario a las asunciones de eficencia estadísticamente nulas hechas por la mayoría de Economistas de Mercado, Libre Mercado simplemente significa que cualquiera puede hacer lo que quieran y maximizar los beneficios como quieran dentro de los confines de la legislación; legislación que, no se equivoquen, también está a la venta en el Libre Mercado; así como los oficiales políticos, las instituciones reguladoras y cualquier entidad social que deseen poner en consideración.

Nada, excepto la maximización de la ganancia monetaria es sagrada y cada vez que una persona o un grupo saca a relucir alguna consecuencia social o ambiental perjudicial propia de este sistema, se encasilla a la gente dentro de distinciones peyorativas con el fin de sofocar dicha preocupación y asustar a otros detractores - por ejemplo llamándolos "Socialistas" o "Comunistas".

Por otra parte, mientras la gente en señal de protesta hoy en todo el mundo sigue condenando la influencia monetaria en las relaciones sociales, como la realidad jurídica de los grupos de presión empresariales incluso usando términos tan coloridos como "corporativismo", "capitalismo de compinches," e incluso "fascismo" parecen no entender lo que este sistema es y siempre ha sido.

El modelo económico de Libre Mercado es una anarquía de organización acientífica y azarosa que asume que cualquier persona o grupo con suficiente dinero y, por tanto, poder, será "responsable" en sus acciones, tanto sociales como ambientales. El problema es que la definición misma de ser "financieramente responsable" realmente significa ser social y ambientalmente explotador, manipulador y negligente, ya que el principal impulso de este sistema es la ineficiencia. En general, mientras más problemas hay en la sociedad, más trabajos son creados y más rico se vuelve el 1% de la cima. Hay una disociación empírica de lo que realmente sostiene la vida y ningunaalteración a la configuración de la esencia del incentivo monetario en el mercadova a cambiar eso.

En un nivel diferente, este sistema, como parte de una evolución histórica, está realmente basado en una pretensión de hegemonía cultural. Una vez que se obtiene la ventaja económica, esta será mantenida. Es por esto que todo en el sistema favorece a los más ricos por su estructura general y lógica inherente. Mientras el público se puede quejar acerca del hecho de que los máximos administradores de los fondos de libre inversión ganan más de 300 millones de dólares al año, en general no encuentran objeción alguna con un sistema de intereses que premia a aquellos con depósitos más altos y esencialmente cobra impuestos a aquellos que usan crédito. Si bien puedes comprar tu casa con un préstamo, pagando miles de dólares en intereses cada año, una persona de buena posición económica puede invertir en un certificado de depósito y ganar una entrada de interés gratuito simplemente porque ellos tienen dinero de sobra.

La separación de clases y la perpetuación de la división y crecimiento de la riqueza no es un subproducto. Es inevitable. En el Libre mercado, uno es en realidad "libre" de restringir la libertad de otros a través de simple presión económica generada en el juego. Solamente eres tan libre como te lo permite el tamaño de tu billetera. El término “Racismo Institucional” fue acuñado por el activista de los derechos civiles Stokely Carmichael en los 60's refiriéndose a cuan frecuentemente políticas subyacentes inadvertidas y estructuras del sistema social socavaban la prosperidad e igualdad afroamericana. Lo que tenemos hoy en día es una mera variación: “Clasismo Institucional ”.

"Wall Street" en sí mismo, es la manifestación última de la búsqueda del dinero como una mercancía más que cualquier otra forma de creación auténtica o contribución social, es, naturalmente una entidad madura de objeción simbólica que como mínimo, no debería siquiera existira y ciertamiente no debería tener el tremendo efecto que tiene sobre la estabilidad de la economía global hoy en día, independientemente de las deficiencias inherentes señaladas.
Sin embargo, que se ha dicho, otra vez hay que dejar claro que Wall Street y el sistema bancario no son la fuente de nuestros problemas. Estos son sólo síntomas de un sistema económico que seguirá fracasando por la propia naturaleza de asunciones falsas y obsoletas acerca de la conducta humana y relaciones ambientales.

La pregunta entonces es: ¿Con qué lo reemplazamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario